El efecto de la devaluación en el precio de la hacienda

Los saltos en el tipo de cambio se han vuelto recurrentes en los últimos años y en cada ocasión la ganadería experimenta comportamientos similares: en un primer momento caída de las cotizaciones en dólares de la hacienda, precios que en pesos se demoran en actualizarse, e insumo como el maíz que de inmediato copian la devaluación, según el informe elaborado por AZ Group para Asociación Argentina
de Angus.

Los precios de la hacienda en pie tardan en recuperar un nivel similar previo a la devalaución entre 4 y 5 meses Los sistemas productivos con mayor afectación de insumos dolarizados son los que sufren los vaivenes del mercado cambiario, según el informe.

Las últimas devaluaciones importantes fueron
Kicillof enero 2014
Cambio de gobierno diciembre 2015
Septiembre 2018
Elecciones primarias presidenciales 2019.

En esta última edición devaluatoria la historia parecía perfilarse en forma diferente: a partir de la semana del 12 de agosto los precios de la hacienda respondieron de forma inmediata a una devaluación del 30%, evaluó AZ Group.

Los novillos de Liniers se actualizaron en precio un 12% y la semana siguiente un 4,6%. Sin embargo la última semana de agosto fue bajista, la imposibilidad de trasladar precios hacia el consumo interno generó una retracción de los valores.

El precio actual de la hacienda valuado en dolares se encuentra en un mínimo, u$s 1,23 /kg vivo.

Esto no representa un buen momento para la salida del negocio, sino todo lo contrario, la oportunidad de ingreso en un actividad cuyos activos están en subvaluados en dólares.

Por otra parte, la devaluación del tipo de cambio incrementa la rentabilidad de la industria exportadora Argentina presenta el precio del novillo en gancho más bajo de la región.

Con bajos valores para la principal materia prima se potencian las exportaciones, se amplia el diferencial de precios entre el mercado externo y el interno, y se suman nuevos cortes hacia destinos internacionales.

Por otra parte, el productor ganadero es el principal perderor, su patrimonio y sus ingresos disminuyen en dólares, y a su vez, los costos de insumos dolarizados reducen los margenes en forma instantánea.

Con un mercado interno sin capacidad de respuesta, la exportación se presenta como la vía más sostenible para el negocio ganadero, según el informe de AZ Group.

Las oportunidades que hoy nos da el mundo son excepcionales, sin embargo, las limitantes estructurales de nuestro stock, la falta de financiamiento y la incertidumbre institucional atentan contra las mirada de luces largas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + once =