La importancia de registrar la producción de la agricultura familiar

La inscripción en el Renspa, es necesaria para formalizar el comercio de alimentos en el mercado interno y permite al productor ser eximido de determinados aranceles.

En la actualidad, el sector de la agricultura familiar realiza un aporte fundamental al desarrollo del país que genera ocupación y fortalece las economías regionales; además, participa activamente en la cadena agroalimentaria, abasteciendo, con su producción de alimentos, a un mercado interno creciente.

Para participar de ese proceso, es importante tramitar la obtención del Registro Nacional Sanitario de Productores Agropecuarios (Renspa).

El trámite es obligatorio y gratuito y se realiza en la oficina del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) más próxima a su unidad productiva, como así también por autogestión o por preinscripción vía página web.

 

El Renspa vincula –mediante un registro de georeferenciación– al productor con su campo y su producción, de esta manera, hace posible la rastreabilidad de la mercadería que llega a la mesa de todos los argentinos; es decir, este registro posibilita observar el origen o la procedencia del producto que se adquiere.

Aquellos productores que se encuentren inscriptos en el Registro Nacional de Agricultores Familiares (Renaf) podrán acceder a importantes beneficios como la eximición de ciertos aranceles en trámites del Senasa (a partir del cruzamiento de datos, se eximen aproximadamente 80 aranceles relacionados a inocuidad, sanidad tanto animal como vegetal, y de solicitud de análisis en laboratorio oficial para quienes participen de un proyecto con acompañamiento técnico).

Para obtener más información los productores familiares, cooperativas y Pymes pueden enviar un correo electrónico a [email protected].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + 12 =