¿Se termina la sequía? Cuánta agua aportaron las recientes lluvias en la zona productiva

Por GEA-BCR

De 30 a 100 mm en el corazón productivo, hasta más de 300 mm en el NE argentino y sin cambios en el oeste, dónde sigue siendo angustiante la falta de agua. ¿Cómo sigue el pronóstico a corto y mediano plazo? ¿Hay un cambio de tendencia para setiembre? ¿El Niño entró en acción?

En la región pampeana, las lluvias  del 1 al 4 de setiembre privilegiaron la región núcleo

Las lluvias que anticipamos siete días atrás se cumplieron y sorprendieron sus montos: se esperaban 10 a 40 mm y la región recibió entre 30 y 110 mm. Bigand registró el máximo, 110 mm, registro muy festejado en el área ya que había sido una de las localidades más castigadas por la sequía en los últimos 3 años. Le sigue Chovet con 100 mm y luego Pergamino y Godeken con 84 y 82 mm. Siguen en la lista una localidad del sur santafesino y otra del sudeste cordobés: Labordeboy y Monte Buey con 80 y 76 mm.

El trigo pedía agua a gritos, estaba deteriorándose en condición regular. Esto cambia mucho el panorama. No sabemos si vamos a alcanzar los máximos potenciales porque este año no se fertilizó como en los anteriores. Pero esta tormenta asegura una buena cosecha en diciembre”, coinciden en señalar en Corral de Bustos, Venado Tuerto y Cañada de Gómez. Antes de este evento, casi una cuarta parte del trigo estaba en condiciones regulares. Y respecto al maíz: “Estas lluvias lo cambian todo: se va a sembrar mucha área en forma temprana (setiembre) este año. Incluso hay productores que están pensando en sumar más lotes. Seguramente, va a haber gente ya sembrando el próximo fin de semana”.

Pero de Rosario hacia el norte fue muy escasa el agua: los acumulados de Clason, Carlos Pellegrini e Irigoyen no llegan a los 5 mm. “Se espera reducción de los rendimientos promedios de trigo. No hay humedad para la siembra de maíz temprano. La situación es desesperante”, señalan en El Trébol, Carlos Pellegrini, Gálvez y Cañada Rosquín. Otro lugar de escasez es el extremo NO de Buenos Aires: General Villegas recibió 11,6 mm.

¿Qué pasó en las otras zonas de Argentina?

En gran parte de Santa Fe hubo muy poca Agua. Desde Rosario hacia el norte los acumulados fueron muy escasos: Rafaela registró 4 mm.

En Córdoba se midieron 15 a 70 mm pero solo llovió en el cuadrante SE de la provincia: hubo buenos registros en los departamentos de Unión y Marcos Juárez. Hacia el oeste y norte de la provincia, acumulados escasos o nulos. En Colonia Almada se registraron 7 mm y en Hernando y Bengolea 16 mm. Más allá de estos límites, los registros caen abruptamente.

En Buenos Aires, desde Saladillo (30 mm) o Santa Teresita (8 mm) las precipitaciones aumentan hacia el NO con los máximos acumulados en la región núcleo (Pergamino 84 mm). El resto del territorio bonaerense no fue alcanzado.

Tampoco hubo registros importantes en La Pampa.

En Santiago del Estero lo mismo: en la capital de la provincia se registró solo 3 mm.

En Chaco solo el este recibió registros importantes. Roque Saenz Peña acumuló 67 mm; Resistencia, 65 mm. En Las Breñas los acumulados descienden a 20 mm.

La tormenta dejó gusto a poco también en Entre Ríos10 a 25 mm con los mejores montos hacia el sur de la provincia.

Lluvias desmesuradas e inundaciones en el NE argentino

350 mm se registraron en Ituzaingó, Corrientes, causando evacuaciones. En la capital de la provincia hubo 105 mm. También son muy importantes los valores de Misiones: en Posadas se acumularon 265 mm y en Oberá, 150 mm.

 Se destacan valores muy importantes en el sur de Brasil y Paraguay.

¿Cómo sigue el pronóstico a corto y mediano plazo? ¿Hay un cambio de tendencia para setiembre?

En el corto plazo se espera una nueva inestabilidad entre los días jueves y viernes próximos (7 y 8 de setiembre). Pero el mediano plazo no es alentador: en los modelos de pronóstico para los próximos 10 días no hay lluvias importantes a la vista para la región central. Lamentablemente, en el NE argentino las lluvias van a seguir.

¿El Niño entró en acción?

“Daría la impresión, pero hay algunos datos de lo que pasó que no están en línea con la plena acción de un Niño”, responde el consultor Elorriaga. Y Agrega: “no hay información de tormentas fuertes en Perú y los pronósticos para lo que sigue en setiembre son poco alentadores. Cuando hay un niño en plena acción, las lluvias tienen una significativa recurrencia, hablamos de eventos casi semanales. Tampoco las lluvias se extendieron demasiado sobre el oeste y más allá del sur santafesino. Y tampoco fueron completamente homogéneas. La distribución que tuvieron estas tormentas hace pensar en una gran acción de mecanismos regionales que no permiten negar ni afirmar un posible ingreso extra de humedad del Pacífico. El comportamiento que tenga las lluvias en los próximos días puede dar una pista”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 5 =