El productor se inclinó por la soja luego de los resultados electorales

Kohi Hiraoka

Especial para Agro del Tuyu

Conocido los resultados de las elecciones, el productor inclino la balanza a favor de la soja en desmedro del maíz. Este aumento se hizo evidente en los primeros días de noviembre, reconoció el Ministerio de Agroindustria durante su IV informe de Perpectivas Agrícolas al señalar que espera un incremento de las hectáreas respecto de las 17,1 millones estimadas meses atrás.
“Se tiene que definir el pasaje de maíz a soja que depende de la expectativa que hay por las medidas que se pueden tomar en el cambio impositivo”, señaló Juan del Río, de la Secretaria de Agricultura.
Los cálculos realizados por Agricultura prevén que 49% del área implantada con el cereal corresponderá a maíz temprano, mientras que el restante 51% corresponderá al tardío.
En ambos casos los técnicos del Ministerio esperan bajas para diciembre y con el una caída en la cosecha de maíz.
Por el momento, la cartera nacional calculó una producción de 52,9 millones de toneladas sobre una superficie de 9 millones de hectáreas.
Respecto de la soja, la cosecha llegaría a los 51,4 millones de toneladas sobre una superficie de 17,1 millones de hectáreas.
Si bien el área destinada a la oleaginosa ocuparía 100.000 hectáreas más que en la campaña 2018/2019, la producción, de concretarse el guarismo, se verá reducida en casi 4 millones de toneladas.
La posibilidad de un aumento en las retenciones ya anticipada por Alberto Fernández, hizo que la agroindustria, es decir entidades del campo, exportadoras, agroquímicas y semilleras, estén saliendo
en los últimos días a evitar que el alza sea “axfisiante” para el sector.
Para esto ofrecen alternativas que van desde un bono fiscal para que el productor venda su soja por espacio de 30 días y hasta aportes para erradicar el hambre a partir del 1% de los ingresos de todas las empresas que a datos de 2018 significan $1.800 millones por mes. Este ya fue presentado a Daniel Arroyo, futuro ministro de Acción Social.
En definitiva el sector se abroquela y busca “puentes de diálogo” que no los tuvo en 2008 con la 125.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + diecinueve =