Pesimismo rural: mayoría de productores cuestiona al Gobierno y cree que 2021 será peor

Las últimas medidas anunciadas por el Gobierno para el sector agropecuario, con la baja temporal en los derechos de exportación que tributa la soja y la puesta en marcha del prometido fondo de compensación para pequeños productores, profundizaron el malestar entre los hombres de campo en momentos en que deben definir la campaña gruesa, cuya siembra arranca en esta primavera.

El malhumor de los productores se viene arrastrando y una encuesta realizada a fines de septiembre, cuando aún no se conocían los cambios temporales para los derechos de exportación sojera ni el mecanismo de compensación a los pequeños productores, dan cuenta de ese sentimimiento, según publicó el diario El Cronista.

El relevamiento realizado entre el 23 y 28 de septiembre pasado por Amplificagro, una plataforma que busca «para articular la voz de empresarios agropecuarios, para saber qué piensa el sector y darlo a conocer», indagó sobre la percepción de los ruralistas de distintas actividades sobre su situación personal, sectorial, la proyección hacia el año próximo, el desempeño del Gobierno y las prioridades a solucionar que tiene el productor.

De la encuesta surge que casi el 87% de los consultados tiene una valoración negativa de la gestión de Alberto Fernández, entre los que consideran el desempeño malo y los que lo creen «muy malo», que se lleva el 61,8% de las respuestas.

 

 

En cuanto a la política agropecuaria del Gobierno, el campo también es tajante: casi el 83% de los preguntados considera que es mala o muy mala, contra apenas 1,5% de las respuestas que las evalúan como positivas. Y cuando se les preguntó sobre el rol del ministro de Agricultura, Luis Basterra, un 72,4% consideró que su gestión es negativa, contra 2,2% de imagen positiva. Y un 90,8% cree que esa cartera tiene baja o nula incidencia en la definición de las medidas hacia el sector.

Consultados sobre el ministro de Economía, Martín Guzmán , el 62,3% tiene una percepción negativa de su desempeño contra 6,1% que lo considera positivo.

Sobre la situación del país, del sector y del productor en particular, la muestra evidenció el pesimismo que reina entre los ruralistas, tanto aquellos que se dedican a la agricultura extensiva como a los referentes de ganadería, de carne y leche, y otras economías regionales.

Sobre la situación económica actual, un apabullante 96,5% considera que es mala o muy mala (un gran porcentaje lo define así).

Mientras que el 81,1% considera que ese cuadro empeorará el año próximo, contra apenas un 4,6% que cree que mejorará y 11,8% que prevé que no habrá cambios.

En ese contexto, el 53,1% de los consultados cree que la predisposición a invertir por parte del sector agropecuario es baja a muy baja, un 31% la considera mediana y solo 14,5 cree que es alta o muy alta.

En cuanto a las principales preocupaciones de los hombres de campo, la encuesta reveló que el riesgo político figura como el más importante en cuanto al impacto en el sector

Respecto a los principales problemas que atraviesa Argentina, la mayoría de los consultados mencionó a la corrupción (53,3%) como el flagelo político más importante, seguido de lejos por la inflación (24,6% de las respuestas).

Entre esas demandas insatisfechas, eligieron bajar la presión tributaria como la principal que debería tener en cuenta el Gobierno.

La muestra abarcó 432 casos, distribuidos en 45% en provincia de Buenos Aires, 19% en Córdoba, 18% en Santa Fe y otro 18% para el resto del país. Participaron responsables de decisiones en empresas y establecimientos agropecuarios pequeños, medianos y grandes (accionistas, directores, gerentes y asesores) registrados en Panel AmplificAGRO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − doce =