Congreso Maizar: un momento clave para la cadena del maíz y el sorgo

La principal cumbre de la cadena maicera de Argentina se llevó a cabo este martes 30 de junio y analizó los importantes desafíos que enfrenta la cadena del cultivo. Será en forma virtual, dadas las restricciones derivadas del coronavirus.

Profertil, líder en elaboración de urea granulada de la Argentina, fue sponsor. La urea granulada es un fertilizante clave para este cultivo y el cuidado del suelo.

El evento, que llevará por título “Maizar 4.0”, se formulará una pregunta central: “¿Estamos preparados?”, que servirá para que destacados expositores analicen los desafíos y oportunidades que plantea la crisis del Covid-19 a toda la cadena de producción de maíz en la Argentina. Quienes deseen participar podrán hacerlo ingresando desde la página web www.congresomaizar.org.ar.

El maíz se encuentra hoy en un momento trascendental. La cosecha que está ahora en su recta final será la segunda consecutiva que superará las 50 millones de toneladas de producción.

Con ese volumen de granos, es el principal cultivo de la Argentina, superando a la soja, que este año recolectó 49,6 millones de toneladas, según datos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

“En Profertil estamos preparados para enfrentar los desafíos que hoy se plantean. Para nosotros, estar preparados es ser flexibles en un mundo cambiante, para poder adaptarnos en forma permanente y seguir siempre aprendiendo, para lo cual el Congreso de Maizar constituye una gran oportunidad”, indicó Cristian Hanel, Jefe de Planeamiento Comercial y Marketing.

En ese camino, la empresa tiene múltiples herramientas y programas al servicio del productor.

Por ejemplo, el modelo de simulación Maicero, una herramienta de diagnóstico diseñada para apoyar el proceso de toma de decisiones para lograr una correcta fertilización nitrogenada del cultivo de maíz, que considera variables como fecha de siembra, híbrido, condición hídrica y de suelo, entre otros elementos.

También programas de capacitación como ProSuelos, que busca concientizar sobre la importancia del análisis de suelo como herramienta de diagnóstico, o los MIT (Modelo de Innovación y Tecnología) de aplicación, eventos de capacitación a campo sobre nutrición de cultivos y aplicación de fertilizantes sólidos en superficie.

“Los fertilizantes deben ser aplicados teniendo en cuenta las Mejores Prácticas de Manejo, que se basan en cuatro requisitos: la dosis, la fuente, el momento y la forma correcta de utilizarlos. Cumpliendo con ellos al aplicar una fuente de nitrógeno como la urea, se estará impulsando la productividad del maíz, y al mismo tiempo trabajando de una manera sustentable para cuidar el recurso suelo”, indicó Hanel.

El maíz en el eje del debate

Agustín Tejeda, presidente del Congreso Maizar 2020, en su discurso inaugural, remarcó que «Como consecuencia de la pandemia, la economía global sufrirá una profunda recesión este año, que provoca un importante descenso en la demanda y los precios de nuestros productos. La Argentina, que ya transitaba una importante crisis económica, será uno de los países más afectados, con niveles de pobreza y desocupación alarmantes”, señaló.

No obstante, “la humanidad debe atender las demandas crecientes de una población en aumento; y revertir, al mismo tiempo, los impactos negativos sobre el medio ambiente y los recursos naturales. Es imperativo transitar el camino hacia una sociedad más sostenible y equitativa. Y de aquí el lema que hemos elegido para este Congreso 2020, una pregunta que nos desafía a todos: ¿Estamos preparados?”.

La jornada que reunió a 80 expertos divididos en casi 40 paneles y talleres, sobre tres ejes temáticos: economía y mercados; sostenibilidad, innovación y nuevas tecnologías; y nuevos usos del maíz y del sorgo.

Alberto Morelli, presidente de Maizar, agradeció a todos los integrantes de cada eslabón de la cadena por seguir trabajando durante la pandemia, y repasó las cifras de este sector: “El año pasado, el complejo maicero, incluyendo las cadenas de carne bovina, aviar y porcina, y la de lácteos, aumentó sus exportaciones más de 37% frente al 2018, siete veces más que las exportaciones totales de la Argentina (5,4%)».

Y añadió que las divisas por esas exportaciones, que fueron a 150 países, generaron más de u$s 10.600 millones, casi el 16% de todo lo que despachó el país. Los múltiples productos agroindustriales que derivan del maíz y del sorgo generan más de 735.000 puestos de trabajo distribuidos equitativamente en la mayoría de las regiones del país”, por lo que estas cadenas pueden verse como las más federales de la Argentina.

El ministro de Agricultura, Luis Basterra, agradeció la invitación al acto de apertura y felicitó también a quienes hacen que la cadena siga funcionando: “La campaña es casi récord y esto le da el doble de valor”.

Hemos hecho como Estado el esfuerzo de tener los derechos de exportación en niveles muy por debajo de lo que tenía en expectativa el mercado seis meses atrás, y lo estamos sosteniendo porque es la posibilidad de que continúe la actividad”, dijo, “y al productor le represente una oportunidad para invertir en tecnología y tener los mejores resultados”.

También se refirió a dos normativas que esperan las cadenas: “Tenemos un desafío importante que es el de revisar la ley de biocombustibles para encontrar una normativa que permita hacer progresar esta actividad, que no solo nos genera etanol sino también burlanda”. Y agregó que “la posibilidad de fertilizar también tiene que estar dentro de una política de recuperación del capital natural”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 7 =