Menor demanda china provocó una baja en las exportaciones de carne

Las exportaciones argentinas de carnes bovinas sumaron en junio 49 mil toneladas, 17% menos que en el mes anterior, debido a una menor demanda china, según un informe elaborado por el Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas (ABC).

En junio último, las exportaciones de carnes bovinas sumaron 49 mil toneladas peso producto, equivalentes a 72 mil toneladas peso res, de acuerdo con datos provisorios y parciales proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

“En comparación a mayo, el total exportado se redujo 17%, una baja que se centró en las carnes congeladas, que no pudo ser compensada por la recuperación que se observó en los embarques de carnes enfriadas«, explicó Mario Ravettino, presidente del ABC.

En el primer semestre  se exportaron 403 mil toneladas peso res que reportaron 1282 millones de dólares, el total acumulado fue un 19% y 32% inferior, en volumen y valor, respectivamente, comparando con el segundo semestre de 2019.

 

 

«El mercado chino fue nuevamente determinante en la evolución de nuestras exportaciones de carnes, con una merma de más de 15 mil toneladas respecto del récord histórico verificado en el mes de mayo, compensada parcialmente por una mejora en los embarques de carnes enfriadas y con la reaparición de Israel y la incorporación de Estados Unidos como mercado relevante en el rubro del congelado¨, agregó Ravettino.

En junio, las ventas hacia China descendieron a 37,6 mil de toneladas, 29% menos que en mayo, que fue el mayor desde que se iniciaron las operaciones 2012 y representó 89% del total exportado en ese mes.

En el sexto mes del año, disminuyeron en forma aún más acusada las carnes congeladas con hueso, que también habían alcanzado su máximo en el mes precedente, consignó la entidad en su informe mensual.

En lo que va del año, las exportaciones hacia China revelaron «oscilaciones importantes, originadas en la particular coyuntura que venimos atravesando, signada por la incertidumbre y las restricciones asociadas al Covid-19″, indicó el trabajo.

Los primeros efectos de la epidemia en el mercado chino determinaron una baja considerable en las ventas entre enero y febrero, para comenzar un curso positivo que se aceleró en mayo, pero que no pudo sostenerse en junio.

«Los cambios verificados en el mercado chino han provocado no sólo estas oscilaciones, sino también una importante baja en los precios«, expuso Ravettino.

A fines del año pasado, el valor medio de las carnes congeladas desosadas exportadas hacia China, llegó a casi 5700 US$/ton peso producto, mientras en junio apenas sobrepasó 3800 US$/toneladas peso producto, 33 por ciento menos. Paralelamente, el monto exportado denota la incidencia de las carnes con hueso, que tienen un valor unitario inferior”, concluyó el dirigente empresario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez − seis =