Los feedlots buscan salidas para un mal momento económico

Diego Ponti, analista de Ganados y Carnes de la consultora AZ-Group.

Los aumentos de precios del ternero y del maíz generan quebrantos en los corrales; qué se puede hacer para mejorar los resultados.

En estos días, los responsables de feedlots enfrentan dos problemas serios: deben pagar muy caro el ternero de reposición y el maíz, y reciben precios relativamente bajos del novillo gordo. El resultado es que la actividad opera con pérdidas, que amenazan prolongarse por varios meses. No obstante, frente a esta realidad desfavorable, hay ajustes que se pueden hacer en las empresas, para pasar mejor el mal momento.

Buen comportamiento durante la pandemia

Durante la pandemia, la ganadería argentina compatibilizó economía y salud. Fue capaz de atravesar una crisis económica mundial sin precedentes, en la que la oferta de varios rubros fue puesta en jaque. Así, la faena creció 2,29% en los primeros ocho meses del año vs igual periodo de 2019, y las exportaciones aumentaron 17% de enero a julio. Desde la óptica de los productores, también creció la demanda de semillas forrajeras, fertilizantes y maquinarias.

Sin embargo, al momento de analizar el impacto económico en los distintos actores de la cadena ganadera, aparece el feedlot de consumo como principal afectado: el margen bruto actual muestra una pérdida en torno a los 6000 pesos por cabeza para un modelo intensivo de encierre con peso de entrada de 180 kilos y peso de salida de 320 kilos durante 132 días.

Una radiografía rápida del negocio de engorde a corral muestra un encarecimiento de sus principales insumos: ternero y maíz. El macho para reposición duplicó su valor en un año. Luego de varios años de retraso, en plena zafra y pandemia, evidenció un crecimiento acelerado de precios. Entre marzo y septiembre de 2020 el valor del ternero de 160-180 kilos subió 40% y los plazos de pago se acortaron: por lo general no superan los 30 días.

A su vez, el precio del maíz despertó luego de un primer semestre calmo, en el que la cotización internacional, atada al tipo de cambio oficial, contuvo los precios de este ingrediente clave para los engordes intensivos. Entre junio y septiembre la cotización del cereal disponible creció 40%.

Simultáneamente, el precio del novillito/vaquillona especial para consumo se movió, pero a un ritmo muy inferior al de la invernada y no alcanzó para revertir los resultados negativos.

 

 

Ajustes en genética, alimentación y comercialización

Los engordadores a corral pueden tomar una serie de medidas para afrontar el mal momento de la actividad. Desde lo productivo, se debe recordar que el feedlotero es tomador de precio sobre 180 kilos de los 320 con los que luego sale al mercado. Dentro de los 140 kilos bajo su injerencia en el proceso de engorde, es fundamental el trabajo del equipo en la empresa.

Como punto de partida tiene que saber muy bien qué compra. El 60% de los costos del engorde a corral corresponden a la reposición. En esta, no todo es lo mismo: a igual consumo, un ternero que gana 100 gramos menos por día que otro de igual precio, implicará más días en encierre y margen menor.

En segundo lugar, hay que poner el foco en el alimento. Representa un 30% de los costos de producción y sobre este segmento se pueden encontrar oportunidades de mejora. Es importante medir y analizar la calidad del balanceado y los resultados que se obtienen con él.

Por otro lado, frente a la relación negativa entre el grano y la carne, algunos podrán implementar una recría pastoril previa al encierre a corral.

Como estrategia comercial, y hasta que mejoren las condiciones del negocio, no habría que descartar la alternativa de brindar el servicio de hotelería, ofreciendo el engorde de animales de terceros, que permite mantener operativa la capacidad instalada y evitar que se disparen los costos fijos.

El último desafío es el precio de venta. Con los números de hoy, una mejora del 5% en el precio de comercialización reduce en 24% el saldo negativo, un factor que no debería quedar librado al azar.

Las herramientas para cobertura de precios de compra y venta están disponibles a través de la plataforma Matba/Rofex, pero han tenido muy bajo nivel de utilización. Es un desafío proponer las mejoras que se consideren necesarias para que este mercado se convierta en una herramienta utilizable.

En síntesis: La empresa feedlotera enfrenta hoy un negocio afectado por una multiplicidad de variables, muchas de la cuales son exógenas. Esas no se pueden arbitrar, pero sí se pueden identificar y tratar de interpretar su comportamiento. Hay otras que están al alcance de la mano y obligan a no quedarse quietos. La diferencia de actitud está en ser proactivo y tomar decisiones para nadar hacia un destino determinado, o simplemente dejarse llevar por la corriente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 2 =