Julián Domínguez es el nuevo ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca

El presidente Alberto Fernández tomó juramento al flamante ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, y el primer mensaje que recibió desde las entidades del campo y el sector agroindustrial fue la necesidad de promover un «diálogo pleno».

Domínguez, que reemplaza en el cargo a Luis Basterra, fue puesto en funciones en un acto que se realizó en el Museo del Bicentenario de la Casa de Gobierno, como parte de la renovación del Gabinete nacional tras las PASO del domingo 12 de agosto.

Esta es la segunda vez que Domínguez asume la conducción de la cartera agropecuaria, cargo que ya desempeñó entre octubre de 2009 y diciembre de 2011, en el marco de una vasta trayectoria en el campo político y de gobierno que incluyó la presidencia de la Cámara de Diputados de la Nación entre 2011 y 2015, y la intendencia del partido bonaerense de Chacabuco, entre otras actividades.

Tras la jura, el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) saludó la designación de Domínguez y explicitó su expectativa de que el flamante funcionario promueva un «diálogo pleno» y conducente a conquistar logros «en favor de la producción, consumo y exportación de las cadenas agroindustriales».

El Consejo volvió a plantear como «imprescindible establecer un marco de reglas de juego claras, sostenibles en el tiempo, que pongan a resguardo de disrupciones, restricciones o prohibiciones en los procesos comerciales internos y flujos de exportación».

«Tenemos una agenda de corto plazo, donde vale la pena destacar entre otros temas: el levantamiento de restricciones de exportación de carne bovina; apertura de la discusión de la reducción paulatina de la carga tributaria para las economías pampeanas; pronta eliminación de derechos de exportación para las economías regionales en aquellas posiciones arancelarias que aún están pendientes, así como la actualización de la detracción especial para contribuciones patronales e incorporación de nuevas actividades», reseñaron.

Más temprano, el presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Carlos Achetoni, consideró que la llegada del nuevo ministro puede «ser el nexo que alguna vez fue con las federaciones» del sector, y reveló que ya se pusieron en contacto y acordaron un primer encuentro para la semana próxima.

En ese marco, el titular de la Federación Agraria consideró que «hay algunos gestos de acción de políticas que se necesitan» y expresó el deseo de que «sean decisiones del Gobierno. Nos interesa la proyección a mediano y largo plazo, no nos interesa la elección política», remarcó.

También el titular de Coninagro, Carlos Iannizzotto, señaló a Télam que con el cambio de ministro «se abre una nueva ventana» y dijo que hay una «buena expectativa» en el sector porque Domínguez «es una persona que tuvo buen diálogo en su momento, conoce al cooperativismo, y tiene buena relación con el sector».

«Frente a la actitud de ninguneo de falta de diálogo y planificación, esta nueva figura puede proporcionarle al sector una mayor comunicación porque las cosas que hay que hacer están escritas, ya sabemos lo que hay que hacer, el tema es que le gobierno quiera hacerlas», aseveró.

Por su parte, el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Nicolás Pino, dijo a Télam que «desde el campo se va a seguir insistiendo en lo de siempre» y subrayó que «el cierre de exportaciones de carne es una mala medida que daña a los productores de carne, a toda la cadena de la carne, a la ciudadanía y al país».

A su vez el vicepresidente primero de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Gabriel de Raedemaeker, indicó a Télam que a «instancias del ministro» se está organizando un encuentro de técnicos de la cartera con los de las entidades y espera que eso derive en una reunión «resolutiva» con la dirigencia del sector.

Finalmente, el ex titular de la Federación Agraria Argentina Eduardo Buzzi, remarcó que Domínguez, es una «oportunidad» para el diálogo que las entidades del sector «deben advertir».

«Es una muy buena designación en el área, no por déficit de Basterra quien no hizo mala gestión, impulsó la agricultura familiar, pero era necesario un perfil más negociador», dijo Buzzi a Télam.

Consideró que el flamante ministro es una «persona con experiencia política y experiencia en el sector agropecuario» y que «es oportuno que aparezca un puente para negociar. Las entidades deberías advertir esa oportunidad para que la relación campo gobierno sea de propuesta, de valor agregado, industrialización de la ruralidad, empoderamiento de los pequeños y medianos productores, de las economías regionales, de la necesidad de un seguro multiriesgo, de la generación de las políticas para desarrollar la pequeña y mediana burguesía agraria».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 13 =