Afirman que el pan es 38% más caro en la Argentina que en países de la región que no tienen retenciones

En la Argentina se comercializa el kilo de pan, medido en dólares, más caro que en otros países de la región donde no se aplican retenciones sobre el trigo que a nivel local local son del 12%. La diferencia de valores, en dólares, incluso se evidencia en casos como Brasil, que es importador neto del grano.

Según un trabajo del productor y ex secretario de Agregado de Valor, Néstor Roulet, el precio del trigo en Brasil es un 23% superior que en Argentina, pero venden el pan un 38% más barato. En Uruguay, se comercializa el cereal un 26% más caro y se paga por el alimento un 22% menos y, en Chile, esa relación es de 30% más para el grano y 15% inferior para el pan, respectivamente.

“Aumento de las retenciones para desacoplar los precios internacionales de los internos: una gran mentira. Nuestros vecinos pagan más por el trigo y venden el pan a precio más bajo”, señaló Roulet en Twitter.

Trazó una comparación del precio del kilo de pan en los 4 países y el impacto que tiene el cereal. Así argumentó que en la Argentina es 6,75 veces más que un kilo de trigo, número que disminuye a 3,67 en Brasil, 4,21 en Uruguay y 4,36 en Chile.

Roulet analizó lo que sucedería si en Argentina hubiese los mismos costos de agregado de valor, presión impositiva y eficiencia productiva que en las naciones limítrofes. De tener el mismo esquema que Brasil, según sus cálculos, el pan tendría un valor de $162 el kilo en lugar de los $300 actuales. Respecto a Uruguay, sería de $186 y, como Chile, de $196.

“El problema del precio del pan en la Argentina no es por la materia prima, sino por el agregado de valor en los eslabones posteriores de la cadena”, enfatizó.

Apuntó que Chile consume 86 kilos anuales por habitante contra 72 en la Argentina, aun cuando el país trasandino importa 50% del cereal.

En tanto, el economista de la Fundación Mediterránea, Juan Manuel Garzón, evaluó la valuación del pan francés en Argentina y Brasil, en lo que va del 2022 y durante el último año. Expuso que en un año el alimento subió 79% en Argentina y en Brasil se incrementó un 13%.

Esta diferencia se dio pese a que la Argentina es productor neto de trigo, y el valor local tiene descontados los derechos de exportación y la brecha cambiaria. Mientras Brasil en su mayoría lo compra de Argentina, a precios internacionales.

“Que alguien le explique al presidente cómo hace Brasil para tener mucha menos inflación, importando trigo desde Argentina”, comentó Garzón, luego de que el mandatario Alberto Fernández sugiriera, días atrás, que incrementar las alícuotas serviría para  desacoplar los precios internos de los externos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + uno =