Por las inundaciones, Senasa flexibiliza la vacunación contra la aftosa y brucelosis

Tras el temporal de lluvias que afectó a la región pampeana y el litoral argentino, el Gobierno reforzó las medidas para asegurar la continuidad de las campañas de vacunación contra la aftosa y la brucelosis en las zonas comprometidas. Fernando Vilella, secretario de Bioeconomía, instruyó al Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) para que preste especial atención a las solicitudes y necesidades emergentes de los Entes Sanitarios Locales responsables de administrar estas vacunas.

Dada la importancia de no interrumpir la vacunación, que comenzó el 11 de marzo, Senasa facilitó la movilidad de ganado para cría, invernada, o reproducción sin la previa vacunación contra la aftosa, conforme a la Resolución N° 1259/23. Esta flexibilidad normativa es crucial para mantener la integridad de la cadena productiva agropecuaria, permitiendo además que los Entes Sanitarios de vacunación puedan solicitar extensiones en los plazos de vacunación según lo requieran las condiciones locales, particularmente en áreas afectadas por inundaciones.

Además, Senasa remarca que el ganado destinado a la faena o a mercados concentradores está exento de la obligación de vacunarse antes de su traslado, facilitando así la logística y mitigando el impacto económico en los productores. La entidad mantiene una comunicación constante con los Centros Regionales y Entes Sanitarios para adaptar las medidas necesarias frente a los efectos del clima, demostrando un compromiso con la salud animal y el apoyo a las comunidades rurales afectadas. Este enfoque integral busca minimizar las perturbaciones en el sector agropecuario, asegurando al mismo tiempo la salud pública y la estabilidad económica en regiones clave para la producción ganadera del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 15 =