Sequía: Cómo están las reservas hídricas del suelo

La prolongación del pulso caluroso y seco tiene su impacto en las reservas de humedad en las áreas agrícolas, tomando como referencia el contenido de agua en pradera implantada.

Desde fines de febrero comenzaron a escasear los aportes de lluvias, al mismo tiempo que las temperaturas se tornaron más cálidas en todo el país, consignó un análisis de la corredora de granos Zeni.

En la provincia de Córdoba se redujeron las hectáreas en la categoría de reservas óptimas, aunque sin caer demasiado como para determinar zonas con deficiencias hídricas.

Un poco más hacia el este, sobre el sudeste de Santa Fe, se verifica un ligero crecimiento en los pulsos secos en las inmediaciones de la ciudad de Rosario y alrededores.

En tanto, sobre el centro–norte santafesino siguen predominando las reservas de adecuadas a óptimas.

El cambio más radical se da en Entre Ríos con la aparición de lotes que padecen la falta de agua, más precisamente en el centro–sur provincial.

También se retrajo la humedad disponible en gran parte de la provincia de Buenos Aires, con desecamientos generalizados y las áreas más comprometidas se localizan en el centro y sudoeste de la región.

Únicamente la Cuenca del Salado y el sudeste cuentan con niveles de regulares a adecuadas, indicó Zeni.

Por el contrario, se diluyeron los excesos hídricos en las regiones del NOA y NEA.

El mapa que compara la situación actual con la semana anterior:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − 8 =