El clima en el campo: lluvias hasta el miércoles 15 y temperaturas por debajo de lo normal

La presencia de un importante centro de alta presión ubicado sobre el este del país está generando condiciones de tiempo estable en todo el territorio nacional y particularmente sobre la zona GEA.

A medida que el anticiclón se vaya desplazando hacia el este se observará un cambio en la dirección del viento, hacia el sector norte, que irá fomentando el ascenso de las temperaturas.

Se espera que un nuevo sistema frontal frío comience a desplazarse, provocando el desarrollo de lluvias y tormentas de variada intensidad a partir de este lunes 13. Si bien los fenómenos serán de corta duración y sólo estarán presentes entre el lunes y martes, no se descartan algunas precipitaciones de moderada a fuerte intensidad.

En cuanto a las marcas térmicas, los valores se presentarán bajos, con registros levemente inferiores a los normales para la época del año.

A partir del martes 14, se prevé otro descenso térmico con registros que nuevamente se posicionarán por debajo de los valores medios estacionales.

En lo que respecta a la circulación del viento, con la llegada del sistema frontal y el desarrollo de las precipitaciones, se prevé una rotación al sector sur, con un aumento de la intensidad. Si bien este incremento de la velocidad será solo temporario, podría estar acompañado de algunas ráfagas importantes.

Por último, la humedad en las capas bajas de la atmósfera irá aumentando progresivamente, alcanzando su máximo entre el domingo y el lunes. Este incremento, sumado a la llegada del sistema frontal frío, potenciará el desarrollo de lluvias y tormentas sobre la zona GEA.

Lo que pasó con el clima en la última semana en la región núcleo

Sin lluvias y con mucho frío en la región

Entre el jueves 2 y el miércoles 8 de abril no se registraron lluvias, pero las temperaturas mínimas cayeron por debajo de los 6°C .

Luego de varias semanas en las que la actividad de las precipitaciones había sido muy significativa, generando un cambio radical de las condiciones de humedad, el último período se destacó por las condiciones de tiempo totalmente estable sobre la región.

En cuanto a las marcas térmicas, hubo una gran variabilidad, con registros relativamente elevados en el comienzo de la semana de análisis, pero con un fuerte descenso y temperaturas bajas para la época del año.

Con respecto a las temperaturas máximas, se registró un promedio entre 28ºC y 30ºC siendo inferiores a las del período anterior. Las más elevadas de la semana se concentraron sobre la franja norte de la región GEA. El valor más alto fue de 30,5ºC, en la localidad de Colonia Almada, provincia de Córdoba. Mientras tanto, las marcas mínimas se presentaron por debajo de los niveles medios para el mes de abril y significativamente inferiores a los medidos la semana pasada. En promedio, los registros oscilaron entre 4 y 6ºC, pero el valor más bajo en la región fue de apenas 3ºC y se midió en Baradero, en la provincia de Buenos Aires.

Las condiciones de humedad del suelo se presentan muy buenas en toda la región. En general las características son óptimas especialmente en el norte de Buenos Aires, sudeste de Córdoba y sudoeste de Santa Fe. La ausencia de lluvias disminuyó los excesos que se observaban la semana pasada sobre la provincia de Buenos Aires. También hay que destacar que toda la zona central y norte de GEA, presenta características adecuadas. Sólo sobre el extremo sudeste de Santa Fe quedan sectores con reserva regular o escasa, pero el área sigue siendo muy acotada.

Despúes de los primeros 10 días de abril, las lluvias retoman su normalidad

José Luis Aiello, doctor en Ciencias Atmosféricas, explicó que en los últimos siete días la ausencia de precipitaciones se ha generalizado en todo el territorio nacional.

Según las proyecciones, se mantendría este comportamiento hasta iniciada la segunda quincena del mes. Este comportamiento atmosférico provocó un cambio significativo en el estado de las reservas de agua en el suelo.

La mayor distribución geográfica de las últimas lluvias, seguida de una semana con clima más frío y seco permitió la desaparición de las zonas con excesos y una condición hídrica más homogénea, que incluye a prácticamente toda la cobertura de nuestro mapa dentro de las reservas adecuadas.

Pensando en la recarga de los perfiles camino a la campaña de la fina, el actual comportamiento deficitario de las lluvias no favorece de igual modo a todas las regiones productivas. La franja central de la región núcleo arranca el otoño con mejores reservas, pero el resto requiere un margen para recuperar las condiciones óptimas. De todos modos, la momentánea ausencia de precipitaciones, que todavía puede prolongarse unos días más, es oportuna para concretar un fuerte avance de la cosecha durante la primera parte de abril.

Considerando los indicadores de escala global, desde que comenzó el año, no se han producido cambios significativos en la temperatura superficial del Pacífico Ecuatorial central, que actualmente mantiene una condición neutral.

Los pronósticos indican esa tendencia como la de mayor probabilidad por lo menos hasta finales del otoño. Por su parte, las anomalías en las corrientes oceánicas del Atlántico están moderando el ingreso de aire frío a la Patagonia.

Teniendo en cuenta estos escenarios es muy probable que, superada la primera parte de abril, las lluvias retomen una distribución más cercana a los valores medios estacionales, aunque esa condición podría ser algo más deficitaria a medida que nos desplazamos hacia el norte del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cuatro =