Avanza la sequía: condiciona más al trigo y preocupa el maíz

La ausencia de lluvias en las regiones agrícolas clave del país condiciona los distintos cultivos por la falta de agua, situación que pese a algunas mejoras pronosticadas por especialistas en agroclimatología se mantendría hasta septiembre.

En su último informe semanal, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) advirtió que la persistente pobreza pluvial de este invierno no pudo ser revertida ni siquiera por la gran variabilidad térmica de las últimas semanas.

«El resultado es un nuevo avance del escenario seco, con una escasez de reservas que sigue ganando territorio», explicó en ese sentido el especialista en Ciencias Atmósfericas José Luis Aiello, citado en el informe de la BCR.

Aunque a esta altura del año normalmente la oferta de agua se ve disminuida y no es lógico esperar precipitaciones abundantes, las lluvias débiles del invierno son importantes, más aún después de un otoño que condicionó negativamente el inicio de la cosecha fina.

«Los pronósticos de corto plazo muestran algunas mejoras en la oferta de agua durante la segunda quincena del mes, y siempre con mayor probabilidad sobre la franja este del país», afirmó Aiello.

 

Aún así, «es poco factible que agosto disponga de mecanismos para revertir el patrón deficitario que viene afectando la franja mediterránea», aclaró el especialista.

La sequía se agudiza en parte de las zonas productivas del país: el sudeste de Santa Fe y, principalmente el oeste cordobés.

«Estamos transitando un invierno más seco que lo habitual y seguramente se mantendrá así hasta entrado septiembre«, concluyó Aiello.

A partir de la información del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), el director del Instituto de Clima y Agua del INTA Castelar, Roberto De Ruyver, afirmó que «los diferentes modelos analizados indican mayores chances de un déficit de lluvias en gran parte del territorio del país en el trimestre agosto-octubre».

Según el pronóstico trimestral de consenso del Foro Interinstitucional del SMN, se espera «un trimestre con probabilidad de lluvias por debajo de lo normal sobre las regiones Pampeana, sur de Cuyo y centro y norte de Patagonia».

En tanto, las chances de un trimestre con lluvias en el rango normal son mayores en las provincias del NEA y este del NOA.

En cuanto a la disponibilidad de agua, el director del Centro de Investigaciones de Recursos Naturales del INTA Castelar, Pablo Mercuri, aseguró que la campaña presenta una situación muy diferente comparada con la anterior, en la que la que había muy buena disponibilidad de agua al inicio.

«Hoy, sólo en el este del país y sobre el Litoral atlántico se registra buen almacenaje de agua», detalló.

Frente a un contexto de incertidumbre, Mercuri ponderó la necesidad de «priorizar los criterios agronómicos y tecnologías que permitan optimizar el uso de agua en cada sistema de producción a fin de poder conservarla para la siembra de los cultivos de gruesa».

«Es clave -agregó- hacer un detallado seguimiento de los pronósticos de corto plazo y de la humedad en el perfil del suelo para las decisiones de siembra y de manejo de los cultivos».

Como contrapartida, la ausencia de lluvias en prácticamente todo el territorio nacional permitió recuperar la condición del piso donde había excesos, y terminar con los planteos de siembra establecidos.

Sin embargo, aclaró la Bolsa de Cereales en su Panorama Agrícola Semanal, la sequía compromete el desarrollo y los rindes de los cuadros más adelantados del centro y norte de la región agrícola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + diecinueve =