El INTA creó un protocolo para aprovechar hasta el 99% de la producción frutihortícola

En Argentina, se estima que se pierden o desperdician hasta el 42% de las frutas y verduras producidas. Para revertir esta situación, un equipo del INTA Balcarce llevó adelante un proyecto que identifica las principales cadenas productivas en la zona y busca alternativas para aprovechar los alimentos que se descartan.

El proyecto se centró en la producción frutihortícola del partido de General Pueyrredon, una de las zonas más importantes del país en cuanto a producción de papa, kiwi y frutilla. Se relevaron las causas de las pérdidas de alimentos y se analizaron las alternativas para su aprovechamiento.

Una de las principales causas de las pérdidas es el rápido deterioro de las frutas y verduras después de la cosecha. A esto se suman las variaciones en los precios, que pueden llevar a los productores a no cosechar el cultivo.

Para reducir las pérdidas, el INTA Balcarce creó un protocolo que asegura la inocuidad y la calidad de los alimentos rescatados. Este protocolo se basa en el cumplimiento de requisitos químicos, físicos y microbiológicos para cada tipo de aprovechamiento.

Además del protocolo, se creó una guía de apoyo para las organizaciones intermediarias que rescatan la mercadería. Esta guía facilita la caracterización de los alimentos y su destino final, ya sea para consumo humano, animal o como insumo en biofábricas, biogás, compost o residuos sólidos urbanos.

El proyecto del INTA Balcarce busca generar estrategias más eficientes para prevenir y gestionar las pérdidas de alimentos. También se espera que las herramientas creadas mejoren la logística de la relación entre los productores y las organizaciones de la economía social que necesitan de estos alimentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + 10 =